Museo Virtual de Aparatos Cinematográficos
sidearea logo
Proyector cinematográfico de 35 mm -carretes abiertos - MUVAC-Museo Virtual de Aparatos Cinematográficos
16278
page-template-default,page,page-id-16278,page-child,parent-pageid-17256,bridge-core-1.0.5,mega-menu-top-navigation,mega-menu-popup-navigation,ajax_updown,page_not_loaded,qode-page-loading-effect-enabled,,side_menu_slide_from_right,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
 

Proyector cinematográfico de 35 mm -carretes abiertos

Ficha técnica

Proyector cinematográfico “hechizo” para película de 35 mm

Medidas: Largo 77 cm, ancho 39 cm, altura 67 cm

 

Descripción

 

  • Designamos como aparato hechizo a un instrumento hecho por un artesano, generalmente el mismo exhibidor, reuniendo varias partes de otros aparatos de marca y construcción industrial, para conseguir varios propósitos como son los de ligereza, portabilidad y sobre todo bajo costo.
  • Este aparato en cuestión, toma como “movimiento” una máquina Pathé Frères, hecha en Francia, C. 1910, con el número de fabricación 15281.
  • Tiene acopladas dos enrolladoras de metal de la marca mexicana Quezada que sirven como brazos emisor y receptor de la película, la base está colocada sobre una tabla de madera de 30 x 76 centímetros.
  • Para la iluminación, este aparato lleva una lámpara con foco incandescente de tungsteno de 100 watts, con espejo reflector y cristal condensador.
  • Movimiento a base de manivela.

 

Más información

 

  • La cinematografía nació en las grandes ciudades, inicialmente sustituyó a la ópera, la zarzuela y la carpa pero, al afianzarse en el gusto del público, también tuvo necesidad de ir a los pueblos pequeños donde no habían otras actividades escénicas, así que este espectáculo fue llevado a la provincia mexicana por individuos que viajaban en cualquier medio de transporte, aún en mula o caballo, llevando consigo un aparato como éste y unos cuantos rollos de película.
  • Estos proyeccionistas itinerantes fueron conocidos también con el nombre de “gitanos”.  Hubo muchas personas involucradas en esta actividad, nacionales y pertenecientes a la cultura gitana, exhibidores ambulantes que recorrieron el país mostrando el cine mexicano que ya se había impuesto en el gusto del público.

 

Más imágenes
Páginas

Sección Ingenio mexicano