Museo Virtual de Aparatos Cinematográficos
sidearea logo
Charles-Émile Reynaud - MUVAC-Museo Virtual de Aparatos Cinematográficos
16348
page-template-default,page,page-id-16348,page-child,parent-pageid-15674,bridge-core-1.0.5,mega-menu-top-navigation,mega-menu-popup-navigation,ajax_updown,page_not_loaded,qode-page-loading-effect-enabled,,side_menu_slide_from_right,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
 

Charles-Émile Reynaud

Charles Emile Reynaud
Charles-Émile Reynaud

Inventor y mecánico francés, reconocido por crear  un dispositivo que llama praxinoscopio y de las pantomimas luminosas. Es considerado, también, como el padre de los dibujos animados.

 

Entre los individuos que tuvieron un papel importante en la consolidación del cine, destaca el nombre de Charles-Émile Reynaud. Quien es reconocido en la actualidad como el padre de los dibujos animados.

 

Nace un 8 de diciembre de 1844 en Montreuil, Paris. Su padre, Benoît-Claude-Brutus Reynaud, trabajaba como soldador de medallas y en cuestiones relacionadas con la mecánica; su madre Marie-Caroline Bellanger, fue maestra hasta el nacimiento de su hijo y practicaba la acuarela. El pequeño Reynaud crece en un espacio donde conviven el gusto por la mecánica y la pasión por la pintura; disciplinas que de alguna manera estarán presentes a lo largo de su vida y que orientarán sus búsquedas personales.

 

Desde muy temprana edad, comienza a trabajar con su papá y es educado en su casa por su madre. Posteriormente, trabajará en distintas ocupaciones: acompaña como operador al famoso fotógrafo y escultor Antoine Samuel Adam-Salomon; funge como asistente del sacerdote y divulgador de la ciencia Abbe Moigno; imparte, entre 1873 y 1877, clases de física y ciencias naturales en la Écoles Industrielles du Puy.

 

Praxinoscopio

 

El praxinoscopio, creado por Reynaud en 1876 y patentado el año siguiente, no representaría más que una mejora a otro de los dispositivos mecánicos que estaba en boga: el zoótropo. El éxito y la popularidad del invento de Reynaud son, sin embargo, mucho más grandes. La mención especial obtenida en la exposición universal de París hacia 1878 confirma lo anterior.

 

 

 

Reynaud continua perfeccionando su aparato y hacia 1879, agrega un fondo intercambiable que acompañaría a las figuras de la secuencia animada. Ahora se llamará el teatro praxinoscopio.

 

 

Tal vez consciente de que una de las deficiencias de su aparato estriba en que no puede ser visto por grandes audiencias, se da a la tarea de ampliar los alcances y las proporciones de sus ilustraciones. Para lograrlo, crea un complejo aparato que puede reproducir tiras aún más grandes de dibujos y proyectarlas (a la manera de la linterna mágica). Es llamado el teatro óptico.

 

Teatro óptico Émile Reynaud

 

Desde 1892 y durante los siguientes diez años, presentará sus famosas pantomimas luminosas en el Musée Grévin, entre las cuales destacarán Pauvre Pierrot (que consta de poco más de 500 imágenes que él mismo pintó, con una duración de aproximadamente 15 minutos) y Autour d’une cabine. Con el teatro óptico, se empieza a esbozar lo que en un próximo futuro será el cine: un espectáculo para grandes audiencias y, por lo tanto, una fuente de ingreso económico.

 

La creación del cinematógrafo y la eventual falta de interés de los parisienses por las pantomimas Luminosas  hacen que, después de diez años de trabajo constante, Reynaud pierda el contrato que tiene con Musée Grévin. Los últimos años de su vida, de acuerdo con algunos de sus biógrafos, son trágicos. En un ataque de desesperación, hacia 1910, Reynaud destruye el teatro óptico y arroja al Sena gran parte de sus dibujos.

 

Muere el 9 de enero de 1918, en un hospicio, pobre y olvidado.

 

Bibliografía:

 

  • Rivera Escobar, Raúl. La era silente del dibujo animado. Lima: Centro de Producción Fondo Editorial Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2007
  • Sadeul, Georges. Historia del cine mundial desde los orígenes, trad. de Florentino M. Turner. México: Siglo XXI Editores, 1996
  • Saerens, Sylvie. Émile Reynaud. Disponible en línea: http://www.lips.org/bio_Reynaud_GB.html.
Páginas

Precursores del cine